Una historia de innovación

Nacimiento de Hoover y del primer aspirador de la historia

Una caja, un ventilador, una funda de cojín de seda y el mango de una escoba: así nace el primer aspirador de la historia. La idea que transforma estos sencillos elementos en una de las tecnologías más revolucionarias del siglo pasado es de James Spangler, guardián nocturno de New Berlin, Ohio, que sufre de asma y está cansado de respirar el polvo que levanta el sacudidor de alfombras de la tienda donde trabaja. James patenta la invención y sueña con llevarla a todas las casas de Norteamérica. Necesita a alguien que crea en su proyecto y cuente con la capacidad, pero también con los recursos para concretarlo.

Decide enviar este primer y rudimentario aspirador a su prima Susan Hoover. Un primer paso con el que hará fortuna. Susan la prueba durante algunos días en su casa y se entusiasma con el invento. Se lo muestra a su marido, William Hoover, un pequeño empresario que fabrica productos de piel y los vende en su tienda de New Berlin. Su experiencia en contacto con sus clientes le han permitido conocer bien el mercado, tiene una gran visión de futuro e intuye inmediatamente el enorme potencial de esta "escoba". A continuación, compra la patente y comienza la producción, fundando la sociedad que lleva su nombre: The Hoover Company. Estamos en 1908.

Al principio, la pequeña fábrica produce seis aspiradores al día para el mercado local, pero también gracias a la oferta de una prueba gratuita, los pedidos se multiplican día tras día y es necesario comenzar una producción a escala industrial para satisfacer la incesante demanda. En poco tiempo, la palabra "Hoover" pasa a formar parte del diccionario de la lengua inglesa como sinónimo de "limpiar con el aspirador", y así se la utiliza hasta el día de hoy.

Hoover ofrece hoy los estándares de mañana

La noticia da la vuelta al mundo. En las siguientes décadas, Hoover funda una nueva sociedad en Londres y abre varios establecimientos en el Reino Unido y en Europa. Más adelante, su presencia se extiende a Asia y África. Son los inicios de un gran grupo, con una marca que se diferencia por su búsqueda continua de soluciones capaces de adelantarse a las tendencias mediante electrodomésticos bonitos, funcionales y sumamente innovadores.

En 1926, Hoover es la primera compañía en fabricar una aspiradora para alfombras eléctrica. En 1936 patenta el tubo extraíble, que se convertirá en un elemento presente en todas las aspiradoras modernas. En 1946 empieza con la producción de aspiradoras trineo. En 1948 empieza a expandirse a otros sectores, a partir de la producción de lavadoras y otros grandes electrodomésticos para la limpieza de la casa, la cocción y la refrigeración. El grupo Hoover sigue creciendo hasta los años ochenta, cuando reorganiza la producción y el orden empresarial. 

Después de una larga fase de asociaciones e incorporaciones, Candy adquiere el Hoover European Appliances Group en 1995 y, con él, los derechos de uso exclusivo de la marca Hoover en Europa, África del Norte y Oriente Medio, además de en los países asiáticos de la antigua Unión Soviética.

 

Pasión por el diseño y la tecnología

100 años de Hoover

En 2008, el Grupo celebra el primer siglo de Hoover con una serie especial de productos que representan la máxima innovación, prestaciones y el cuidado por los detalles. Durante todo 2008, los productos y comunicación de Hoover se identifican con el logotipo “Celebrating 100 Years”, una meta que muy pocas marcas han alcanzado.

Máximas prestaciones, en todos los productos

Concluyen las celebraciones del centenario pero continúa el lanzamiento de productos a la vanguardia tecnológica. Las actividades de investigación y desarrollo se centran en la oferta de prestaciones de excelencia en todos los ámbitos.

Maxi capacidad récord

Hoover ocupa el primer puesto con la lavadora de tamaño estándar con la mayor carga: 13 kg. Se trata de Dynamic Mega, que en la versión lavadora-secadora llega a 13 kg de lavado y 8 kg de secado, prácticamente el doble que una lavadora-secadora media. La maxi capacidad también se ofrece en otras gamas, como los lavavajillas (hasta 16 cubiertos) y los hornos (hasta 78 litros - disponibles según mercado).  

Clase 4 A en los aspiradores

En la etiqueta energética de los aspiradores trineo Hoover aparece por primera vez la clase 4 A, que indica la eficiencia energética máxima, la capacidad de aspiración de polvo en alfombras y suelos duros, la eficacia de filtración y la rumorosidad. Ese resultado se obtiene gracias a la tecnología multiciclónica Airvolution™, que aprovecha la fuerza centrífuga de muchos ciclones pequeños para separar el aire del polvo, empujándolo hacia la base del contenedor y evitando que recargue el filtro. Además, en los aspiradores sin bolsa encontramos la tecnología PACT - Power Active Compression Technology que permite compactar el polvo en un espacio reducido a una décima parte. De esta forma se crea un bloque propiamente dicho, reduciendo al mínimo su dispersión en el aire cuando se abre el depósito.

Tecnología silenciosa

Las mayores prestaciones no deben ser obligatoriamente más ruidosas. Los últimos avances tecnológicos desarrollados por Hoover permiten obtener resultados excelentes con los niveles acústicos más bajos del mercado. Para los pequeños electrodomésticos, en especial, se ofrece la tecnología Dynamic Silence, que reduce las vibraciones y absorbe el ruido, reduciéndolo drásticamente. En el nuevo aspirador trineo A-Cubed Silence, el nivel de ruido descienda hasta 62 db, permitiendo su uso en cualquier momento del día, sin el riesgo de molestar a los vecinos o de despertar a los niños mientras duermen. En cambio, para los grandes electrodomésticos, Hoover ha inventado la tecnología Silent Inverter y también Perfect Silent Inverter. Las lavadoras equipadas con motor Perfect Silent Inverter, como por ejemplo las series Dynamic Mega y Dynamic Next, generan solamente 48 db durante los ciclos de lavado, casi un tercio de las emisiones de las lavadoras tradicionales.

Nueva era del lavado

La evolución digital: electrodomésticos controlados a distancia

En la era de los smartphones y de las conexiones Always-On, Hoover anticipa una vez más los estándares del futuro y lanza una gama de lavadoras, lavavajillas, frigoríficos, hornos, campanas y encimeras que se pueden gestionar y controlar desde un dispositivo móvil, mediante la APP Hoover Wizard. La conectividad es de tipo wi-fi en los modelos One Fi, y NFC en One Touch .