6 consejos para un “decluttering” eficaz

null

Numerosos estudios demuestran que tener una casa ordenada puede tener efectos positivos en la salud psicológica. El término «decluttering» se refiere a deshacerse de cosas inútiles o cosas que ya no usamos, de todos los objetos que llenan nuestros hogares y complican nuestras vidas. Pero sus ventajas no se limitan solo al orden doméstico: liberar espacio en casa también significa liberar espacio para nosotros mismos, para nuestro tiempo, elegir solo lo mejor, apreciar lo que se tiene y evitar lo inútil. Tirar o deshacerse de objetos del pasado abre la mente al presente y al futuro, pero no es necesario deshacerse de todo lo que no se usa: si un objeto que no se usa con frecuencia nos gusta y nos da serenidad, no es necesario deshacerse de él. Prescindir de objetos inútiles tiene un efecto positivo no solo en el espacio que nos rodea, sino también en nuestra mente, liberándolo de pensamientos negativos y estimulando la creatividad.

Hoover siempre se ha preocupado por el cuidado de tu hogar y tu bienestar, por lo que hemos pensado en darte algunas sugerencias para organizar los espacios y reducir el desorden... ¡o decirle adiós definitivamente!

1. Evalúa la situación y establece prioridades

Por supuesto, el primer paso es examinar la situación actual, comprender lo que debe hacerse y establecer objetivos. Este consejo, que a menudo se emplea para la gestión del tiempo en el trabajo, también puede resultar muy útil en el hogar. Observa cada estancia de tu casa y haz una lista de los objetos que ya no usas, que no te transmiten ninguna emoción o que simplemente pertenecen al pasado. Una vez que hayas tomado conciencia de todo lo que has acumulado a lo largo de los años, planifica la operación de decluttering según el tiempo del que dispongas: no es esencial hacerlo todo a la vez, ¡bastan unos pocos minutos al día!  

2. Consigue cuatro cajas grandes

Contar con un método efectivo te ayudará enormemente en el proceso de decluttering, evitando perder tiempo y generar, paradójicamente, más caos que al principio. Uno de los métodos más utilizados es el de las cuatro cajas, gracias al cual podrás reorganizar el espacio con un enfoque lógico. El sistema consiste en usar 4 cajas grandes para dividir los diferentes objetos: una para las cosas que se tirarán, una para las que se regalarán, venderán o intercambiarán, una para los objetos que se guardarán en el sótano o el trastero y la última para los objetos que se quiere reorganizar en casa. Cada vez que evalúes un objeto, pregúntate qué tipo de valor tiene para ti, durante cuánto tiempo no lo has usado o si otra persona podría reutilizarlo. Obviamente, la selección de los objetos debe hacerse de acuerdo con principios ecosostenibles: separa los objetos cuidadosamente para tirarlos en el contenedor adecuado.

3. Adopta una filosofía minimalista

Cuando hayas decidido qué objetos quieres conservar, piensa en cómo reorganizar los espacios lo mejor posible. Las estanterías, los sistemas de almacenamiento que se pueden colocar debajo de las camas y las cajoneras son un buen punto de partida. Sin embargo, es mejor no exagerar con los muebles y los accesorios de decoración diseñados para optimizar espacios porque, con el tiempo, corres el riesgo de recrear el problema de hacinamiento inicial.

Aprovecha la renovación de tu hogar para dedicarte a limpiar todas las habitaciones. Tu aliada ideal podría ser la nueva escoba sin cable H-FREE 800: ligera y fácil de maniobrar, está equipada con varios accesorios para aspirar fácilmente y con suma eficacia todos los puntos y superficies de tu hogar.

4. Optimiza tu armario

Cuando hayas tirado o regalado la ropa superflua, habrá mucho más espacio libre en tu armario. Para no recrear el desorden después de unos días, es importante ordenar la ropa de la manera más funcional posible: crea espacios concretos para cada tipo de prenda, intentando optimizar el espacio de los estantes. Además, colgar la ropa en lugar de doblarla te ayudará a visualizar todo tu armario y a distinguir mejor las prendas a elegir. Para mantener ordenados los accesorios y la ropa interior, utiliza cajas y separadores para los cajones.

5. Piensa en la digitalizacion

En la era del streaming y la nube, no haber digitalizado aún el contenido de los CD y DVD resulta impensable. Puede que sean objetos que te gusta mirar y exhibir, pero ¿alguna vez te has preguntado cuánto espacio ocupan? Al descargar los contenidos en tu ordenador o directamente en la nube, ganarás mucho espacio en casa. Tus antiguas colecciones de CD, DVD o libros podrán gozar de una nueva vida si las regalas a escuelas, bibliotecas, residencias de ancianos, asociaciones sin ánimo de lucro o a plataformas de Internet dedicadas al intercambio.

6. Involucra a tus hijos

La filosofía del decluttering también se puede aplicar a los espacios dedicados a los niños. Para lograr un resultado aún más eficaz, considera la posibilidad de llevar a cabo el decluttering con tus hijos: además de hacerlos protagonistas y, por lo tanto, más conscientes y responsables, evitarás deshacerte de cosas que aún son importantes para ellos. Lo primero que debéis hacer es individuar las diferentes áreas (sueño, juego, estudio y relax). Luego, para cada zona, identificad juntos los objetos que no se han usado desde hace tiempo o que estén rotos o estropeados, y pensad en una nueva reorganizacion con el método de las cuatro cajas. Los juegos y libros de la primera infancia que todavía estén en buen estado se pueden donar a guarderías y centros recreativos, y la ropa y el equipamiento deportivo también se puede donar o vender fácilmente a tiendas especializadas de segunda mano. En la zona de estudio y dibujo, deshaceos de rotuladores que no funcionen, lápices rotos, y reciclad los folios ya usados.

Ver también

banner-newsletter-title