¿Cómo se limpian las juntas del suelo?

null

Las juntas del suelo son espacios que se ensucian muy fácilmente. Por eso es tan importante saber por qué y cómo limpiarlas de forma efectiva.

 

Para tener siempre un suelo limpio y brillante, sin duda es necesario realizar un poco de mantenimiento. Limpiarlo a diario puede parecer la mejor solución, aunque, en realidad, con el paso del tiempo es posible que se formen acumulaciones de suciedad más evidentes, como las de las juntas. Entonces, ¿cómo se limpian las juntas del suelo? Estos son algunos de los métodos que se pueden llevar a cabo.

 

Limpiar las juntas del suelo: ¿por qué es importante?

 

Las juntas del suelo se ensucian muy fácilmente debido a su composición, ya que estas sustancias cementosas están compuestas de materiales porosos. Estos pueden retener líquidos y, en consecuencia, dejar manchas, lo que da lugar a la suciedad visible.

 

Así como la limpieza de las alfombras y las distintas superficies es fundamental, igualmente importante es saber cómo limpiar las juntas del suelo. Esto es esencial no solo desde un punto de vista estético (un suelo sucio nunca es algo agradable de ver), sino también y sobre todo desde un punto de vista higiénico. En estos minúsculos espacios entre baldosa y baldosa se acumulan bacterias, gérmenes y moho: por lo tanto, eliminarlos se convierte en algo obligado para mantener los ambientes domésticos en condiciones de salubridad.

 

Para saber cómo limpiar las juntas del suelo, es importante conocer la composición de las baldosas. Es importante saber esto porque hay materiales más refinados que requieren diferentes tratamientos y una atención especial cuando se trata del uso de productos químicos. Estos son los mejores métodos para limpiar las juntas del suelo de tu casa.

 

Cómo limpiar las juntas del suelo sin esfuerzo

 

Una excelente manera de limpiar las juntas es con vapor de agua. Este valioso aliado te permite combatir la suciedad incrustada que se deposita en superficies lisas como las de las baldosas, no implica el uso de agentes químicos y es muy eficaz. Una escoba de vapor, o incluso una pistola de vapor, tiene las características ideales para llevar a cabo este tipo de tarea.

El vapor y una temperatura alta pueden disolver inmediatamente los residuos de polvo, moho y humedad que se depositan en las juntas, dándole al suelo un aspecto limpio y brillante. Además, los instrumentos de vapor también son preferibles debido a su comodidad y facilidad de manejo.

 

La técnica que prevé el uso de vapor es, excepto en raras excepciones, la mejor y la menos agresiva en términos de limpieza de suelos cerámicos. Pero también puedes usarla en otros tipos de superficies, como el parqué: en este caso, sin embargo, tendrás que evitar dirigir el chorro de vapor caliente directamente sobre el suelo. Para ello, usa un paño de microfibra que proteja la madera y retenga el exceso de humedad. En cuanto al mármol, el vapor se puede usar en la fase inicial para tratar mejor la superficie y eliminar las manchas y la suciedad antes de aplicar la cera y el pulido.

Si bien la gama Steam Capsule se puede utilizar en cualquier superficie, incluidos los suelos de madera y los laminados, la pistola de vapor es ideal para eliminar la suciedad rebelde y llegar a las áreas más difíciles.

 

Además de las técnicas que usan vapor, que es muy funcional y te evitará esfuerzos, también puedes limpiar las juntas utilizando diferentes elementos, como bicarbonato, vinagre blanco, agua oxigenada o productos químicos específicos. Independientemente del método elegido, es importante recordar que las juntas limpias no solo son sinónimo de una casa bonita y ordenada, sino también de un espacio doméstico limpio y cómodo. En cualquier caso, recuerda que, al final del proceso de limpieza, deberás llevar a cabo el lavado normal de las superficies, para eliminar cualquier resto de suciedad y dejar el suelo limpio.

Ver también

Newsletter