Mascotas y una casa limpia no tienen por qué ser incompatibles

null

No renuncies a adoptar una mascota: ¡tu casa seguirá estando perfecta!

¿Durante cuánto tiempo has soñado con adoptar un cachorro para ti o para tus hijos pero no lo haces porque temes que pueda arruinar irremediablemente tu casa? Si tu mayor quebradero de cabeza es que haya pelo y malos olores por todas partes, ¡deja de preocuparte! ¡Tan solo tomando unas pequeñas precauciones será suficiente para mantener tu hogar limpio sin privarte del amor que solo una mascota puede darte!

La importancia de la educación

Educar a tus mascotas desde una edad temprana es fundamental para proteger el entorno de tu casa. Si no quieres que se suban al sofá, se acerquen a un mueble en particular o entren en una habitación «prohibida», es necesario educar a los cachorros ya desde bien pequeños. Un «no» claro y decidido, dicho en un tono de voz un poco más alto, será suficiente para hacerles entender que no apruebas su comportamiento.

Higiene y malos olores

Para evitar que los malos olores se propaguen por la casa no solo deberemos ocuparnos de la limpieza normal del hogar, sino que tendremos que prestar especial atención a la higiene de nuestra mascota. Es mucho más fácil por lo que a los gatos respecta, ya que se lavan solos y casi nunca salen de casa. El único problema podría ser la caja de arena. En este caso, se recomienda ponerla en el baño y utilizar un tipo de arena que evite la aparición de malos olores. En cuanto a los perros, se aconseja cepillarles el pelaje con frecuencia, utilizar un champú seco especial para perros y, lo más importante, limpiarles bien las patas al regresar de un paseo al aire libre.

¡Pelo por todas partes!

Con los productos y accesorios adecuados, acabarás con el problema del pelo por toda la casa: descubre la amplia gama del sistema de limpieza multifunción de Hoover.

Ver también

Newsletter